Los Mejores Drones Fotográficos de 2017 – 2018

Después de 25 horas de investigación y varios días de vuelo en el mundo real y fotografías con nueve modelos líderes, descubrimos que el DJI Mavic Pro es el mejor avión no tripulado para la mayoría de los fotógrafos y camarógrafos aéreos. Compara o supera a los competidores de precio similar en calidad de imagen, facilidad de vuelo y modos de piloto automático, pero realmente se destaca por su portabilidad: es más pequeño y liviano que una botella de agua de 1 litro, por lo que cabe en casi cualquier bolsa.

Para quién son los drones que analizamos aquí?

Los drones son ideales para ‘cineastas’ o entusiastas de la fotografía o el video, porque pueden capturar imágenes que de otra manera serían imposibles.

La razón por la que los drones se han vuelto tan populares recientemente es que tienen la capacidad de capturar fotos y videos a vista de pájaro que anteriormente no estaban disponibles para fotógrafos y cineastas sin acceso a grúas o aviones o helicópteros ultraligeros-tomas aéreas de establecimiento, por ejemplo, o ángulos alternos para escenas de persecución que solo las producciones de gran presupuesto podrían lograr.

Con la tecnología mejorando rápidamente y las etiquetas de precio disminuyendo, nunca ha habido un mejor momento para comprar un dron. Eso sí, recomendamos que todos los pilotos novatos comiencen con un dron entrenador, pero también podemos decir que ya no es imprescindible, porque volar un dron nunca ha sido tan fácil, y se puede obtener uno decente a un precio asequible.

Cómo se hizo este análisis

Revisaron reseñas profesionales y de usuarios, hablaron con entusiastas, expertos y fabricantes en la conferencia ‘InterDrone’, y encuestaron a muchos usuarios para preguntarles qué querían en un dron. Y así, con esta información, llegaron a establecer algunos criterios clave para ayudar a elegir lo que deberían someter a análisis.

Mientras existan drones alados, la mayoría de los pilotos querrán adherirse a los drones Quadcopter con forma de X o H, que son más maniobrables y pueden generar suficiente elevación combinada para que el dron lleve una o dos libras de equipo de cámara, mantenerse estable en los vientos hasta alrededor de unos 22 kilómetros por hora (o superior, en algunos casos), y se mueven tanto en interiores como en exteriores.

Una cámara con calidad GoPro y un cardán (un estabilizador de cámara que usa acelerómetros y giroscopios) son cruciales para proporcionar secuencias utilizables de alta definición (o mejores) en todo menos en las condiciones de vuelo más plácidas.

Las capacidades de visualización en primera persona para que el piloto vea las cosas desde la perspectiva del dron hacen que volar sea mucho más intuitivo. Algunos drones incluso tienen la opción de trabajar con gafas que te brindan una experiencia de vuelo más inmersiva.

Tiempos de vuelo más cortos significan grabaciones más cortos y también menos flexibilidad. Puedes unir segmentos cortos del mejor metraje de tu quadcopter, pero más tiempo en el aire te permite posicionarte mejor para disparar y proporciona un mayor margen de seguridad (para que puedas dirigir tu dron a la base antes de que se agote).

Cualquier dron de video que valga la pena comprar debería tener un modo de regreso a casa a prueba de fallas, que automáticamente lleva al avión de regreso al punto de lanzamiento cuando se activa un interruptor o el controlador pierde contacto.

Y un consejo muy importante: No deberías gastar más en un quadcopter de lo que estás dispuesto a perder.

También en este análisis dieron preferencia a los modelos con sensores de prevención de colisiones. Pero incluso con ellos, siempre tienes la posibilidad de que estrelles horriblemente tu quadcopter o te encuentres con algún tipo de interferencia que cause una temida “huida” (que es exactamente lo que parece). Así que insistimos: No deberías gastar más en un quadcopter de lo que estás listo para perder.

Precios

En cuanto a los precios, el punto mínimo ronda los 1.000 euros. Gastar mucho menos generalmente significa perder características de estabilización de video (solo un diseño de dos ejes, o estabilización puramente óptica en lugar de un cardán de tres ejes) y limitar severamente su rango de vuelo (para modelos de más bajo presupuesto, generalmente a unos 60 metros del transmisor). Gastar mucho más, es decir, superar los 2.000 euros, le proporciona una mejor estabilización y mayores capacidades de carga (para cámaras más grandes).

Y si ya pasa de los 3.000, obtiene cardanes de cámara avanzados que pueden moverse en todas las direcciones. Pero tanto unas como otras características son excesivas para la mayoría de los entusiastas, y a menudo requieren dos controles remotos y, por lo tanto, dos operadores profesionales.

Para evaluar el rendimiento, se cronometró la duración de la batería volando cada dron continuamente hasta que mandó una advertencia de volver casa. Se probó la distancia volando todo lo que posible hasta que el dron perdió la conexión con el controlador.

Se analizó la calidad de la imagen al lado de todos los modelos y las revisiones de referencia, lo que me ayudó a medir la calidad de la estabilización y a ver si aparecían hélices en cualquiera de los disparos.

También se experimentó con la mayoría de los modos de vuelo inteligentes y los sistemas de prevención de colisiones haciendo que cada dron lo dirigiera hacia un edificio a toda velocidad.

La maniobrabilidad y la sensibilidad del controlador se probó volando bajo y completando una serie de giros.

El Favolrito: DJI Mavic Pro

Nuestra opción principal combina facilidad de vuelo, portabilidad líder en su clase, buena duración de la batería, gran calidad de imagen, estabilización de tres ejes y excelentes características de seguridad contra fallas, todo ello en un paquete de 1.000 euros.

La mejor cámara es siempre la que tienes contigo, y los drones no son la excepción: el DJI Mavic Pro, por su extraordinaria portabilidad lo llevarás a más lugares, por lo que obtendrás mejores tomas. Debido a que mide solo 8,4 centímetros por 8,4 por 20 cm. cuando está completamente doblado, y pesa menos de un kilo (726 gramos), es fácil de llevar a cualquier parte. Y una vez allí, se despliega todo y listo.

En las pruebas realizadas para este análisis se comprobó que el DJI Mavic Pro tiene aproximadamente 19 minutos de tiempo de vuelo, y su rango de operación superior a los seis kilómetros se extiende más allá de lo que el ojo puede ver. Viene con una cámara de alta calidad que captura imágenes de 4K o 1080p, así como también con una aplicación de teléfono inteligente que le permite obtener una vista previa de su cámara en el dron tanto para la fotografía como para facilitar el pilotaje en primera persona. El único inconveniente real es que necesitará un teléfono inteligente o tableta actual para aprovechar al máximo sus características de transmisión en vivo y en tiempo real.

El Análisis

El DJI Mavic Pro es fácil de volar, y muy fácil de transportar. Su capacidad de doblar hasta el tamaño de un sándwich significa que puede guardarlo en una bolsa de mensajero con espacio de sobra. Sus hélices también se pliegan completamente, lo que reduce el tiempo de preparación.

El Mavic Pro ofrece una cámara compatible con 4K, con una lente gran angular de baja distorsión, así como un cardán de tres ejes para una estabilización de imagen efectiva. También tiene un rango inalámbrico destacado que le brinda la posibilidad de ver estadísticas de vuelo en tiempo real y una vista en primera persona de 1080p de lo que está disparando desde unos 6 kilómetros de distancia, usando un teléfono inteligente montado en su controlador de radio.

Los sensores de visión hacia adelante y hacia abajo ayudan al dron a evitar obstáculos al volar automáticamente fuera del peligro. También tiene controles de vuelo pre programados con modos diseñados tanto para principiantes como para pilotos avanzados.

El Mavic Pro combina la mejor tecnología encontrada en los modelos Phantom 3 y 4 de DJI, pero se pliega hasta alrededor de 8 por 8 por 20 cm. El aparato 4K-cámara-y-cardán funciona tan bien como su contraparte más grande en la serie Phantom, pero es lo suficientemente pequeño como para estar al ras con la parte inferior del avión no tripulado, por lo que muestra un cuerpo más compacto y aerodinámico.

Y a diferencia de los diseños más antiguos que requieren que instales las hélices antes del vuelo, en el Mavic Pro las cuchillas permanecen unidas y solo necesitan desplegarse. Y lo mejor es que todo ello pesa menos de un kilo. Antes de Mavic Pro, casi todos los modelos de aviones no tripulados disponibles requerían un maletín de transporte del tamaño de una maleta pequeña. Ahora, puedes llevar el Mavic Pro en una bolsa de mensajero.

Alguien podría pensar que el diminuto tamaño de Mavic Pro sería una desventaja cuando vuele, pero en realidad el Mavic Pro es el dron más constante que algún experto dice haber pilotado hasta la fecha. “Flotaba con precisión y resistía a la deriva”. Esto se debe a que el Mavic Pro usa una combinación de satélites GPS y GLONASS, así como las cuatro cámaras de visión para monitorear los cambios de movimiento y altitud. También captura imágenes del punto de despegue para que pueda aterrizar exactamente en el mismo punto desde el que despegó. Y responde sensiblemente a los joysticks del control remoto.

Mientras vuela, el Mavic Pro utiliza cinco sensores de visión (dos hacia delante, dos hacia abajo y la cámara principal) para detectar obstáculos hasta 15 metros de distancia, y puede detenerse o cambiar de rumbo para evitar un choque potencialmente fatal. La prevención de bloqueos está habilitada en todos los modos de vuelo inteligentes, incluido Return to Home, y es algo de lo que carece la serie DJI Phantom 3.

El Mavic Pro tiene un nuevo sistema de transmisión inalámbrica llamado OcuSync, que tiene un alcance de más de 6 kilómetros (aunque las reglas en muchos países exigen que siempre tengas tu dron a la vista). Y la experiencia ha demostrado que el Mavic Pro se quedará sin batería antes de que se salga del alcance. OcuSync ofrece una alimentación de 720p o 1080p, busca automáticamente la mejor banda de frecuencia antes del despegue y admite varios dispositivos al mismo tiempo, de modo que puede usar el control remoto, Mavic Pro y un controlador secundario al mismo tiempo.

En cuanto a su controlador inalámbrico, se trata de un diseño completamente nuevo y altamente portátil que muestra información útil, como la distancia, la altitud, la duración de la batería, la velocidad y la potencia de la conexión inalámbrica en una pantalla LCD secundaria. El controlador está diseñado para usar un teléfono inteligente para mostrar la alimentación principal de FPV y controlar las opciones principales, incluida la calibración de drones, la configuración de la cámara, los mapas de GPS y los modos de vuelo inteligentes. El teléfono inteligente se conecta al controlador a través de un cable USB o Lightning especializado que se enrosca a través del soporte izquierdo: se puede usar un cable estándar, pero sobresale de forma extraña y limita el movimiento.

Con ActiveTrack, Mavic Pro puede seguirte sin que necesites controlar directamente el dron.

Tiene además una serie de modos y funciones divertidos y útiles: el modo trípode, que limita la velocidad del Mavic Pro a 3 mph y suaviza los controles para evitar el movimiento irregular de las tomas cinematográficas. TapFly, que permite tocar en la pantalla para decirle al dron que vuele a una ubicación; Terrain Follow Mode, que permite volar el Mavic Pro hacia adelante mientras que las computadoras internas ajustan automáticamente la altitud para seguir la disposición del terreno; y un conjunto de modos de ActiveTrack mejorado, que sigue a un sujeto en movimiento de varias maneras. La conclusión: el Mavic Pro está repleto de modos de vuelo inteligentes que se adaptarán a los aventureros de fin de semana, a los aficionados y a los directores de fotografía.

A pesar de tener una cámara y un cardán más pequeños que los modelos DJI Phantom, el Mavic Pro todavía tiene un sensor de 12 megapíxeles de 1 / 2,3 pulgadas capaz de capturar videos 4K de hasta 30 fps, con una velocidad máxima de 60 Mbps (la velocidad de procesamiento en que la cámara está grabando medios digitales) y un rango ISO idéntico. No puede coincidir con la velocidad de fotogramas lenta de 120 fps en el modo de video 1080p y la lente FOV más amplia de 20 mm del Phantom 4 Pro, pero la lente sí deja entrar más luz, lo que es útil cuando el sol comienza a ponerse.

Las primeras revisiones del Mavic Pro lo apagaban para las imágenes que estaban borrosas y desenfocadas, pero puedes solucionar este problema tocando simplemente la pantalla del controlador, ya que usa el tap para enfocar. En las pruebas realizadas para este análisis, los videos también fueron muy estables gracias al cardán de tres ejes, y las hélices no se abrieron paso en el cuadro con tanta frecuencia como lo hicieron con los modelos Phantom.

En calidad de video, el Mavic Pro se adapta muy bien al Phantom 4 Pro: tiene más colores saturados por defecto (varios videos de comparación de YouTube lo confirman), pero dispara en el perfil de color D-Log, que aplana los colores sustancialmente para que pueda corregirlos y calificarlos en postproducción. La capacidad de establecer manualmente el balance de blancos, ISO, la exposición y los controles de imagen también es una ventaja importante.

Puede capturar fotografías en formato JPEG y sin formato, y el Mavic Pro ofrece varios modos, como disparo en ráfaga (hasta 7 fotogramas por segundo), horquillado de exposición automática, HDR e intervalo (captura de imágenes cada número predeterminado de segundos). Al igual que con la captura de video, su calidad de imagen es muy buena, especialmente en imágenes sin formato. Con la cantidad de personalización y control, es muy posible capturar imágenes de aspecto profesional con Mavic Pro. Un rasgo especialmente bueno es que la cámara puede girar 90 grados dentro del cardán para disparar la orientación vertical.

La aplicación DJI Go es muy fácil de usar y realiza un seguimiento de toda su información de vuelo, que luego puede reproducir si está intentando repetir una toma. También le permite transmitir en vivo a través de Periscope, Facebook Live o YouTube; tiene herramientas de edición de video incorporadas; e incluso ofrece un simulador de vuelo para entrenamiento (aunque creemos que un dron de arranque dedicado es una mejor herramienta de aprendizaje).

Defectos

El mayor problema con Mavic Pro es el efecto de bandas (un artefacto de obturador rodante) que aparece cuando se dispara hacia el sol. Cuando las bandas golpean, hace que los videos sean inutilizables. Este efecto es algo que también se observa en los drones Phantom, y simplemente no desaparecerá. A los sensores de la cámara no les gusta la luz solar directa, y las bandas son más comunes cuando estás disparando hacia el horizonte mientras el sol está bajo. La única solución es alejarse del sol y / o bajar el ángulo de inclinación.

El Mavic Pro rara vez captura sus propias hélices mientras dispara, el problema es muy poco frecuente en comparación con los Phantom, pero todavía es una posibilidad. El Mavic Pro le da una opción para limitar el ángulo de inclinación máximo, por lo que esto no es un problema.

Además, el Mavic Pro puede no ser el mejor para personas con dispositivos inteligentes antiguos. Si bien es técnicamente compatible con dispositivos que datan de hasta 2014, en esta experiencia tuvo problemas con los teléfonos inteligentes de más de un año de antigüedad. Los competidores como el Yuneec Typhoon H, aunque no son tan fáciles de volar como el Mavic Pro, usan controladores con paneles LCD táctiles incorporados para la transmisión en vivo, por lo que no es necesario que suministres tu propio iPhone (lo que también significa una cosa menos de la que preocuparse). El controlador de Mavic Pro es muy compacto, más adecuado para un teléfono en lugar de una tableta, y no es tan cómodo como el controlador Phantom más grande, pero es el precio que hay que pagar por la portabilidad.

DJI califica la duración de la batería del Mavic Pro en 27 minutos, pero la realidad práctica es que dura aproximadamente 20 minutos de uso real. Y en eso no está al nivel del Phantom 4 Pro, que después de 22 minutos de uso intenso todavía tenía 15 por ciento de duración de la batería. Con Mavic Pro, sería necesario comprar algunas baterías adicionales, y cuestan unos 90 euros cada una.

Otro problema, por lo que se ha visto en muchos informes y reviews es que el servicio al cliente de DJI puede ser muy lento, con esperas especialmente largas cuando se trata de una reparación, aunque la compañía envía rápidamente las piezas de repuesto. Tenga en cuenta que los pilotos que han sufrido daños graves en equipos en el pasado han experimentado tiempos de inactividad prolongados.

Subcampeón: GoPro Karma

El GoPro Karma funciona con cámaras GoPro y no necesita un teléfono inteligente para su control remoto.

De todos los drones que se han probado para este análisis, el GoPro Karma es el más sencillo de volar, gracias a una interfaz de usuario fácil de manejar y un controlador intuitivo que no requiere un teléfono inteligente. Sin embargo, carece de sensores para evitar obstáculos, por lo que debe tener cuidado al volarlo, y no ofrece el alcance o la portabilidad de la selección principal. Puede capturar imágenes fijas y videos excelentes gracias al GoPro Hero5 Black que tiene incluido, y puedes quitar su cardán y usarlo por separado del dron para disparar en forma estabilizada. También es un gran valor, ya que se envía con el dispositivo manual Karma Grip.

El análisis

Tiene un buen conjunto de modos de vuelo inteligentes y una duración de batería decente, y se envía con la computadora de mano GoPro Karma Grip, que permite más uso de la cámara fuera de dron.
Todavía es notablemente más grande que el DJI Mavic Pro, y no puede coincidir con el rango del ganador de este análisis. Porque aunque GoPro afirma haber solucionado los problemas que llevaron a que se recortara toda la línea después de su lanzamiento inicial, habría que seguir manteniendo los ojos abiertos para problemas futuros.

Después de haber cargado sus baterías, el GoPro Karma puede estar en el aire en cuestión de minutos gracias a una pantalla LCD incorporada de 720p de 5 pulgadas en el controlador; no es necesario emparejarlo con su teléfono, calibrarlo o ejecutar actualizaciones de firmware. Lanzamos nuestro Karma en menos de dos minutos presionando y manteniendo presionado el botón Iniciar en el controlador.

Pilotar el Karma también es muy fácil. Sus joysticks y la inclinación de la cámara son suaves y altamente receptivos, y las funciones de la pantalla táctil son fáciles de usar. Sigue siendo notablemente ágil en el aire y se desplaza con bastante precisión, y regresa al punto de inicio a tres metros del controlador. Sin embargo, el Karma tiene un rango máximo establecido de poco más de tres kilómetros (la mitad que el Mavic Pro), y en estas pruebas aparecieron los problemas antes de los dos kilómetros de distancia.

Esto normalmente no es un gran problema con la mayoría de los drones, ya que reanudan la transmisión en vivo al controlador una vez que vuelven automáticamente dentro del alcance, pero en alguna ocasión la pantalla del Karma se ‘congeló’ y se mantuvo así hasta que aterrizó después de un retorno automático a casa. Y eso más que una experiencia es un buen susto, porque no se sabe si el Karma está en camino de regreso hasta que ya lo escuchamos en el aire. Así que es algo a lo que hay que prestar atención. Aunque GoPro asegura que ya está preparando una reparación de firmware.

En cualquier caso, se recomienda no volar el Karma a más de un kilómetro de distancia hasta que la compañía haya abordado oficialmente el problema.

Por cierto que el Karma es compatible con las cámaras de acción GoPro Hero5, Hero5 Session y Hero4 (se vende con una cámara Hero5 Black o en una versión sin cámara para agregar la suya), que se conectan al cardán estabilizador Karma de tres ejes.

También puede quitar el cardán y la cámara del dron y conectarlos al Karma Grip incluido, una unidad estabilizadora de mano para fotos y videos. El Karma Grip es altamente efectivo para estabilizar videos en el aire y en tierra, y es una bonificación que ningún otro dron ofrece.

La calidad del video y la calidad de imagen es excelente gracias al GoPro Hero5 Black, una fantástica cámara, y las imágenes pueden rivalizar perfectamente con las de las cámaras DJI Mavic Pro y Yuneec Typhoon H, que resultaron nítidas y claras. El Hero 5 Black también puede disparar a diferentes ángulos FOV, incluido Linear, que corrige la distorsión horizontal, un problema que tenían los modelos anteriores de GoPro.

El Karma es capaz de actuar en cuatro modos de vuelo inteligentes: Dronie (toma un video de sí mismo y se aleja, dando contexto), Cable Cam (recorre un camino lineal), Orbit (vuela alrededor del sujeto en un círculo perfecto) y Reveal (vuela en línea recta y gradualmente inclina la cámara hacia arriba). Si bien estos modos son ciertamente útiles para aplicaciones cinemáticas, el Mavic Pro ofrece más con la adición de seguimiento de sujeto y el muy útil

Modo Trípode

El drone Karma en sí es robusto, y uno de los modelos mejor construidos que hay. Sus brazos de apoyo se pliegan para aumentar su portabilidad, pero aún requiere una funda de transporte de medio metro por 30 cm, que está incluida.

El Mavic Pro es notablemente más portátil, que es la razón principal por la que gana este análisis, ya que puedes ponerlo en una mochila en lugar de necesitar un maletín de transporte especial. Aun así, el Karma ocupa menos espacio que cualquier modelo DJI Phantom y que el Yuneec Typhoon H, que requieren llevar cajas casi del doble del volumen. La vida útil de la batería en el Karma es de aproximadamente 16 a 17 minutos, bastante cercana a la duración de la batería de sus rivales.

DJI Phantom 4 Pro, la mejor calidad de imagen y mayor inteligencia

Este modelo agrega cinco direcciones de evitación de obstáculos, una cámara 4K de 20 megapíxeles mejorada con un sensor más grande, muchos modos de vuelo inteligentes, mayor duración de la batería, rango de vuelo líder en su clase y controles manuales completos para tiradores avanzados.

Si las otras selecciones son similares a volar una GoPro Heros (que es literalmente lo que es el Karma), el DJI Phantom 4 Pro es más como si se tratase de un Sony RX100 volador. Su sensor de dos centímetros y medio es casi cuatro veces más grande que los sensores que se encuentran en el Mavic Pro y el Karma, y ​​puede capturar imágenes fijas RAW y JPEG de 20 megapíxeles, así como video 4K de 60 cuadros por segundo. Su objetivo tiene un obturador mecánico y abundan los controles manuales, por lo que los fotógrafos experimentados pueden marcar sus configuraciones preferidas.

El análisis

En relación con el elegido como el mejor, también tiene un sistema de detección de colisiones más avanzado y una mayor duración de la batería (un promedio de 25 minutos en las pruebas PCMag), y tiene un robusto chasis de aleación de magnesio. Además, obtienes todos los mismos modos de vuelo inteligentes que con el Mavic Pro, así como el modo Sport (que permite una velocidad máxima de unos 60 kilómetros por hora) y un nuevo modo interesante llamado Draw (dibuja una línea en la pantalla, y el dron volará esa ruta).

El DJI Phantom 4 Pro es un dron más adecuado para cineastas y fotógrafos avanzados. Es más refinado, con un sensor CMOS de 20 pulgadas de 20 megapíxeles y un obturador mecánico (que reduce o elimina el efecto de persiana enrollable), mejores controles de fotografía manual y detección de colisión más avanzada.

Captura videos de 4K de excelente apariencia hasta 60 fps y tiene una velocidad de bits de 100 Mbps, capacidades que lo colocan junto a las cámaras avanzadas sin espejo y de alta resolución de apuntar y disparar. Puede capturar imágenes RAW y JPEG y puede capturar hasta 14 fps en modo ráfaga. Tiene un precio superior al punto óptimo de 1.000 euros, pero si usted es un tirador avanzado y tiene el dinero, el Phantom 4 Pro es el mejor dron todo en uno disponible en este momento.

El Phantom 4 Pro es también el modelo por debajo de 2.000 euros más seguro que DJI ha lanzado. Tiene sensores de colisión frontal, izquierda, derecha, hacia atrás y hacia abajo que evitan que el dron choque a lo largo de cualquiera de esos ejes. Esta red de sensores también permite que el Phantom 4 Pro se desplace con mayor precisión en su lugar, especialmente en áreas con señales GPS débiles. La aplicación DJI Go le permite al piloto medir qué tan lejos está volando el Phantom 4 Pro de los peligros potenciales a través de un medidor de proximidad: cuanto más cerca esté el dron de su posible muerte, más barras rojas aparecerán en el medidor y sonará una alarma, algo Experimentamos de primera mano con el Phantom 4 Pro.

El Sistema de Detección de Obstáculos del Phantom 4 Pro permite ponerlo a toda velocidad y lanzarlo hacia una pared para ver cómo se detiene en seco a aproximadamente dos o tres metros de distancia de lo que, para otros drones, sería una muerte segura. Lo consigue hacia adelante y hacia atrás, e incluso detecta a una persona mientras está volando bajo y se detiene antes de chocar contra su cabeza. Desafortunadamente, los sensores de evitación de colisiones laterales solo funcionan en los modos Principiante y Trípode. A ver si los futuros modelos empleen los cuatro en cada modo.

Al igual que el Mavic Pro, el Phantom 4 Pro puede volar a más de 6 kilómetros de distancia, gracias a su sistema de transmisión OcuSync. DJI también afirma una mejora de batería en el Phantom 4 Pro, con un tiempo de vuelo de 30 minutos. Y realmente cumple con los 25 minutos de batería, lo que se puede considerar un resultado excelente para un dron de alto rendimiento.

El Phantom 4 Pro tiene los mismos modos de vuelo automático disponibles en el Mavic Pro, pero agrega Draw, que permite al piloto dibujar un camino en la pantalla del FPV; el dron entonces vuela esa ruta mientras mantiene una altitud uniforme. Usted controla estos modos a través de un teléfono inteligente o tableta montado en el controlador del Phantom 4 Pro, pero dicho controlador es más cómodo y fácil de usar que el Mavic Pro. Si tiene el presupuesto para más, el Phantom 4 Pro + incluye un control remoto con una pantalla incorporada de 1080p de 5.5 pulgadas, dos veces más brillante que las pantallas de los dispositivos inteligentes convencionales. También elimina la necesidad de traer su propio teléfono inteligente o tableta.

Por presupuesto: DJI Phantom 3 Standard

El mejor para dar los primeros pasos, a mitad de precio.

Este Phantom básico captura video de 2.7K y tiene modos de vuelo inteligentes, una duración de batería decente, gran estabilización y un precio aún mejor: Aproximadamente la mitad que el resto.

Si lo único que desea es capturar imágenes aéreas de vez en cuando y para uso personal o uso compartido de redes sociales, y no necesita funciones avanzadas de vuelo o tecnología para evitar colisiones, puede ahorrar varios cientos de euros comprando el estándar DJI Phantom 3.

El análisis

El DJI Phantom 3 Standar tiene todas las características principales importantes que necesita un dron de video, incluida la grabación de video de alta resolución 2.7K, excelente estabilización de imagen y vuelo, y modos de vuelo inteligente limitado como Follow Me (pistas y sigue un tema) y Point of Interest (rodea un sujeto mientras captura fotos y videos).

Pero no se pliega, viene con un controlador obsoleto, y está limitado a un rango de operación de un kilómetro. DJI anunció recientemente el Spark y el Phantom 3 SE, dos drones con precios y características similares a las del estándar Phantom 3.

El DJI Phantom 3 Standard es el modelo más básico y más barato que ofrece la compañía, y es un zángano ideal para principiantes. Si bien no tiene la calidad de video o el conjunto de características del Mavic Pro, tiene menos de la mitad del precio, conserva un excelente sistema de estabilización y es más que suficiente para alguien que acaba de comenzar a tomar fotografías y videos de drones.

Se incluye una cámara de 12 megapíxeles que puede grabar video de hasta 2.7K a 30 fps, así como imágenes fijas crudas y JPEG, bastante por debajo de las capacidades de 4K del Mavic Pro. La cámara está montada en el mismo cardán de tres ejes que se encuentra en los modelos Phantom de gama alta, por lo que los videos permanecen libres de fluctuaciones, aunque este modelo es más propenso a capturar sus propios propulsores en la toma. Tiene una lente de cámara amplia, algunos controles manuales de la cámara como la exposición y el balance de blancos, y modos de foto fija como horquillado y lapso de tiempo.

El Phantom 3 Standard también tiene unos pocos modos de vuelo inteligentes, aunque nada tan avanzado como los de Mavic Pro o Phantom 4 Pro. Tiene Sígueme (un ActiveTrack más primitivo), Waypoints (le permite tocar puntos de control en la pantalla a la que desea que vaya el dron), Puntos de interés (círculos alrededor de un objeto en una rotación fija) y Bloqueo de inicio y curso (mantiene al dron en un camino fijo con un control mínimo). Al igual que todos los drones DJI, el Phantom 3 Standard viene con un simulador de vuelo interactivo para ayudar a los principiantes a practicar antes de lanzarlo al mundo real.

El dron depende de la aplicación DJI Go y proporciona una vista en vivo de 720p FPV en un teléfono inteligente o tableta, que es significativamente inferior al sistema OcuSync que se encuentra en el Mavic Pro y en otros modelos de gama alta. Como resultado, el estándar Phantom 3 puede viajar solo un poco menos de un kilómetro. También depende exclusivamente del GPS en lugar de una combinación de GPS / GLONASS.

En las pruebas realizadas para este artículo de este sistema en el Phantom 2 Vision +, proporcionaba una señal decente, pero tendía a perder la conexión con mucha más frecuencia que el sistema en los modelos mejorados de DJI. El Phantom 3 Standard también usa el mismo control remoto que el Phantom 2 Vision +, que tiene controles externos limitados y una montura de dispositivo inteligente menos amigable para el usuario.

Para los primeros pasos: Parrot Mambo

El Parrot Mambo es ideal para afinar tus habilidades de vuelo antes de potencialmente chocar y quemar un caro y completo dron.

Si no está familiarizado con los aviones no tripulados que vuelan o si solo necesita mantener sus habilidades nítidas (y quién no), le sugerimos que obtenga un avión no tripulado de entrenamiento, barato, antes de realizar una inversión costosa en el aire. Para esto, recomendamos el Parrot Mambo.

Este pequeño ‘quadcopter’ es aproximadamente del tamaño de una mano extendida y vuela a través de controles táctiles en su teléfono inteligente. Carece de una cámara y características sofisticadas como la posición sostenida por GPS, y su duración de la batería es de 9 minutos (más cerca de 7 minutos en las pruebas realizadas para este análisis), pero es el avión no tripulado ideal para acostumbrarse al diseño de control. También se envía con aditamentos de cañón y ‘ladrón’ que le permiten recoger objetos pequeños y destruir objetivos con pequeños perdigones de plástico.

Independientemente del avión no tripulado que elija, sepa que existe un conjunto de regulaciones en constante evolución que rodean el vuelo de drones y el uso apropiado con el que debe familiarizarse antes de comprar y volar.

El análisis

Las características de seguridad y prevención de colisiones incorporadas en los aviones no tripulados modernos los hacen bastante fáciles para que la mayoría de los principiantes los cojan y vuelen. Pero si tiene mucho miedo a destrozar una inversión de unos mil euros, tiene sentido practicar con un entrenador quadcopter.

Estos dispositivos generalmente cuestan menos de 100 euros pero no suelen sacar fotos ni grabar videos, y generalmente carecen de capacidades de asistencia de posición GPS. Pero en vuelo se sienten similares a los drones más grandes y caros, por lo que son una gran opción para aprender.

El Parrot Mambo la mejor elección para cualquiera que esté comenzando, porque es fácil de volar, se maneja de manera similar a un dron de tamaño completo, y tiene una duración de batería razonable de alrededor de siete minutos. Es del tamaño de una gran mano extendida y es extremadamente ligero. Vuela a través de la aplicación Parrot Free Flight, que transforma cualquier teléfono inteligente actual en un control remoto con pantalla táctil con dos joysticks y un botón de despegue / aterrizaje.

En el aire, el Mambo deambula un poco, pero eso es de esperar sin la funcionalidad del GPS. Puede volar dentro de casa con facilidad, y es relativamente silencioso. Con los cascos atados, el Mambo puede golpear las paredes y los techos y golpear el suelo sin hacerse un rasguño.

El Parrot Mambo viene con dos accesorios divertidos. Uno es un capturador de objetos que pesan menos de 4 gramos, y el otro es un mini cañón que dispara pellets de plástico. Es seguro decir que el Mambo es amigable para los niños y ayudará a educar a los jóvenes pilotos de drones.

Los otros rivales

Hexacóptero Yuneec Typhoon H

Casi se convirtió en uno de nuestros favoritos, pero se perdió en el último minuto por GoPro Karma, que tampoco depende de un teléfono inteligente, pero es más pequeño que el Typhoon H y viene con una cámara extraíble.
El modelo Yuneec tiene una cámara 4K que gira alrededor de 360 ​​grados completos, además de evitación de colisión hacia adelante, brazos de fibra de carbono, tren de aterrizaje retráctil, un puñado de modos de vuelo inteligentes y una pantalla táctil integrada en su control remoto.

Lo mejor es la seguridad de este hexacóptero, porque si un rotor falla, el dron puede seguir volando.

El Typhoon H es extremadamente rápido y ágil, pero tiene un alcance de vuelo más limitado que nuestra selección principal. Aunque el dron es grande junto a otros que probamos, ciertamente está al nivel de cualquier otro de su clase.

Pero su gran tamaño impide que sea realmente portátil, y la interfaz de usuario del control remoto no es tan refinada como la del DJI y la del GoPro. Al final, el beneficio de la portabilidad del DJI Mavic Pro y el valor superior del GoPro Karma (con su cámara incluida Hero5 Black, Karma Grip y cardán desmontable) empujaron al Typhoon H a un lado.

Autel X-Star Premium

Está diseñado para ser un ‘asesino profesional’ del Phantom 3, pero no es capaz de volar tan lejos como nuestras selecciones principales. Dicho esto, tiene críticas sólidas de los propietarios, una cámara de 4K, un cardán extraíble de tres ejes, una duración de la batería de 25 minutos, modos de vuelo inteligentes (Follow, Orbit, Waypoint) y una pantalla LCD incorporada en su control remoto. También le han dado un color exterior naranja para ayudar a la visibilidad.

Además, Autel ofrece un excelente servicio al cliente, de acuerdo con numerosas revisiones, lo que le da más credibilidad a lo que ya de por sí es muy buen producto.

Xiro Xplorer V

Es un gran aviador y tiene algunos buenos modos de vuelo inteligentes, pero su cámara alcanza un máximo de 1080p con 30 fps, y su rango de vuelo es más corto que el de Mavic Pro. No compite.

Parrot Bebop 2

Es una versión muy mejorada del Bebop de primera generación. Vuela más lejos y mejor, tiene una mayor duración de la batería y mejores controles, y ofrece una opción de gafas FPV ordenada. Lamentablemente, alcanza un máximo de 1080p con 30 fps y la calidad de imagen no es buena.

Además debe comprar los modos de vuelo inteligentes por separado como complementos, y la única forma de obtener sus imágenes y secuencias de video es guardarlos en su dispositivo inteligente o realizar una transferencia inalámbrica a una computadora portátil.

Yuneec Q500 Typhoon 4K

Fue nuestro segundo clasificado el año pasado. Tiene una cámara 4K que también captura imágenes fijas, un controlador que no requiere un teléfono inteligente, un cardán removible y algunos ingeniosos modos de vuelo inteligente. Desafortunadamente, no es un volador tan ágil como el Mavic Pro, el GoPro Karma o su hermano mayor, el Typhoon H.
Sufre del mismo rango de vuelo limitado que el Typhoon H, y es monstruoso junto al Mavic Pro y al Karma.

Walkera

Ofrece dos modelos que se encuadran en este rango de precios: el Aibao y el QR X350. Con revisiones mixtas y una cámara pobre, el QR X350 realmente no se compara con nuestras selecciones principales. Y en cuanto al Aibao, aunque es más nuevo aún está a la zaga de nuestras selecciones en sus especificaciones.

Descartados

No comtemplamos en este análisis los drones autoformados y orientados a los selfies como el fallido Lily y el Staaker. Creemos que dichos productos pueden no ser una gran inversión, ya que 3DR, Yuneec y DJI ahora han introducido los modos Sígueme en vehículos aéreos no tripulados con todas las funciones y más capaces.

Sin embargo, seguiremos buscando estos drones especializados a medida que evolucionan, y si descubrimos que comienzan a presentarse con una calidad convincente, los probaremos a medida que estén disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *